Blogger Template by Blogcrowds.

Mirada Furtiva


Cae la tarde plomiza y distante, el viento juega con las quebradizas hojas que susurran pasiones a mis pies, han visto pasar la primavera desde sus verdes atalayas, han jugado con la brisa y acariciado el sol del tardío verano, bajo su sombra se amaron amantes anónimos, besos robados al tiempo caduco, notas arrancadas a cuerdas de nailon, palabras susurradas al oído, letras que impregnan páginas en blanco con sílabas de poetas…, ancianas de blanco pelo juguetearon con el pan de las palomas, cantos de niños, el susurrar del agua del Moldava al rozar la orilla…el mundo a tus pies…y yo, día a día, viéndola pasar…

A veces me dejo llevar por empedradas callejuelas, dejo que el peso de la historia caiga sobre mis hombros, otras tan solo me asomo a un puente de piedra donde negros centinelas guardan el paso del tiempo, pero siempre la veo, siempre te veo…

Y nunca me hablas, nunca te acercas…

Caminas en sigilo, adivino tus pies desnudos en el frío adoquín de invierno, tu abrigo cubriendo tu rostro y el viento jugueteando a descubrir tu pelo…

Pero nunca me miras, tan solo…sorteas los descuidados viandantes con tu lento pesar…ellos te esquivan, sin verte, eres como el agua que se cuela por las rocas de la cascada en el riachuelo.

Hoy de nuevo vuelvo a mi lugar favorito, bajo el árbol donde te ví por primera vez, me siento quebradizo, las articulaciones crujen y se desperezan, la sombra de mis amigas ya no me cobija, su manto ocre cubre el suelo, hasta mí llegan el rumor de las barcazas que vagan por el río plagadas de turistas armados con sus máquinas cobradoras de almas…, abro mi libro, las letras bailan ante mis ojos, levanto la vista y te veo…

Andas despacio, sin prisa, bajo tu nímeo peso no logro escuchar el crujir de las hojas a tu paso, añoro tu mirada, pero se que pasarás de largo, como siempre…sollozo, por tu ausencia…vuelo mis ojos a mi lectura y sin embargo…

Un velo negro se para ante mi pies…levanto pesadamente el rostro, una delicada y frágil mano me tiendes, invitándome a tomarla…sobre mi libro reposa una rosa blanca que te espera desde hace años, la tomo y te la ofrezco mientras con una sonrisa te hablo..

- Cuanto has tardado…

El sol se acuesta tras las montañas de MalaStrata, en un banco de madera descansa un libro abierto sobre el ragazo de un hombre que con una sonrisa mira al vacío con la mirada perdida…


© J Marzo

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal