Blogger Template by Blogcrowds.

Agua

Me encanta el murmullo del agua.



Enciendo una vela, descorro la cortina y entro de puntillas en la ducha…



El agua está caliente, como mi piel.



El vapor se eleva, jugueteando con mis formas, siento que me rodea, me acaricia…



El agua cae en salvaje cascada desde el grifo de la pared, me deslizo sobre su torrente, dejando que mansamente me posea…



Las gotas se deslizan por mi pelo, caen sobre mi nariz, mis labios, quieren besarme el cuello y yo elevo la mirada, dejándolas ir…



Como un imparable ejército se apoderan de cada milímetro que van capturando, ora mis hombros, mi espalda, cayendo en revoltijos sobre mis talones, creando arrecifes de espuma.



Yo deslizo mis manos sobre mi pelo, cae sobre mis hombros cual lianas mecidas por el viento, mis dedos juegan con mi cuello y se deslizan sobre mi cuerpo.



Despacio, sin prisa, se juntan en mitad del pecho y cual serpientes danzarinas alcanzan mi ombligo…



El agua está caliente…



Y mi piel arde.



Mis manos rebasan mi ombligo, mi ojos se elevan dejando que la casada entre en mi boca.



Mis ensortijados rizos reclaman su atención debida, desean una caricia, suave.



Como un pétalo de rosa acariciando mi mejilla…



Hay prisa.



No hay tiempo…



Tan solo una caricia, suave…



El agua detiene su furia, salgo de la ducha, la respiración entrecortada.



La toalla me abraza y me consuela, el calor de la estufa me lame la piel.



Y ahora, la decisión más difícil del día…



La ropa interior….qué indecisión….



¿slip o boxer?

2 Comments:

  1. Felisa Moreno said...
    Vaya, se ve que esa fue una ducha inspiradora. Me ha gustado, es sensual y se lee de un tirón. Y la "decisiva" decisión final arranca una sonrisa.

    Por cierto, se lee mucho mejor en el gris y sigue teniendo un buen diseño.
    Hasta el próximo café... con letras.
    Dante said...
    Lo ideal para esa ducha, es acompañarla con una señorita, jaj. Excelentes letras, compañero. Bien narrado, y con un ritmo que va envolviendo al lector, para arrancar, como dice el comentario de Felisa, una sonrisa con un simpatico e inesperado final. Fue un gustazo leerlo, hermano. Un abrazo.

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal