Blogger Template by Blogcrowds.

el sueño roto

Y era de noche, y las estrellas parecían vagar en un cielo vestido de terciopelo.

Tres notas en mi guitarra, tres cuerdas desafinadas, las llamas juegan a buscarse en una orgía de colores que rivalizan a alcanzar la luna…

He descubierto despacio que la soledad es la aliada de mi mal genio, solo no puedo echarle la culpa a nadie de mis fracasos, no puedo dejar de invitarme ni de fregar los platos…y mientras tanto sigo mirando las llamas, bailan y deambulan de un fragmento a otro de mi existencia…como si yo fuera el culpable de que no tengan a otro sitio donde ir…

Lugares…

Y tú, no gruñas, te empeñas en ser el portavoz de mi cuerpo y nadie te ha dado velo en este entierro, o más bien destierro, que no es mal lugar para dejar pasar el tiempo…

¿Quién me mandaría leer Las Voces del Desierto…?, bonito, sí era.. pero vamos…que me podría haber quedado en casita tranquilito y no coger la mochila y empeñarme en perseguir una utopía.

Y ahora qué…

Llevo una semana caminando por una tierra inhóspita, llenándome hasta la rabadilla de polvo, sudando como si estuviera todo el día metido en un hamman…y encima me he dejado la toalla en casa, y por si fuera poco el mosquito…

¿Alguien podría explicarme como en medio de este infernal lupanar día tras día o más bien, noche tras noche, el maldito bicho me persigue y me atormenta?

Parezco un higo chumbo lleno de verrugas, las bambollas son lacasitos adheridos a mi piel, me rasco, me rasco y me rasco y de lo que era un puntito sangrante ahora tengo el Teide saliendo de mi brazo…

No tiene sentido, lo sé, millones de metros cuadrados de polvo y arena y un miserable bicho chupa sangre persiguiéndome cual Terminador detrás de Jhon Connor …

Y yo ni tan siquiera llevo repelente, al menos no soy alérgico por lo que además tengo que dar gracias…

Pero, y he ahí the cuestion….¿donde se esconde por el día el ángel de la oscuridad?

He llegado a desnudarme enterito, no hay nadie que me pueda ver precisamente en este bonito escenario, abandonar la ropa junto a una roca y alejarme cien metros durante un par de horas en plena noche, pero da igual, ahí sigue el Barón Rojo tras su presa… hincando el diente en mi pobre y embrutecido esqueleto… y apuntando otra muesca en su culata…

Cuando consigo dormirme acurrucado entre guijarros y bañado de oscuridad mi mente se desplaza en busca de algún vengador justiciero con el que acabar con mi pesadilla.

Una noche soy Clint Eastwood en Por un puñado de dólares, enfrentándome al Maligno con mi enorme Colt 45 y una chapa de hierro debajo del poncho…, otra noche me convierto en un moderno Harry Potter que enarbola su varita mágica para derrocar a las fuerzas de la oscuridad…

Pero al final me despierto igual, tiritando de frío, magullado, herido en mi amor propio, aunque de eso poco me queda y con un esquizofrénico y repelente vampiro observándome con su barriga llena desde su seguro refugio en espera del próximo festín…

El Sol nace en el horizonte, mi ropa está tan tiesa que al ponérmela se desgarra y va siendo jirones del que fui…, un nuevo día, un destino que no alcanzo…hoy tal vez sea diferente…

Tal vez…



© J Marzo

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal